¿Cómo quieres que no hable de mi si sólo hablo conmigo?

Ya casi no recuerdo cuando fue la última vez que me perdí en lo oscuro de las noches. Hoy es una de esas noches en las que me entran ganas de reír, bailar, cantar, pensar, gritar.. de salir y caminar sola, de sentarme a cada esquina y contemplar estrellas que no existen y contarlas despacito con tal de no llegar. Hace tiempo que no era yo y yo misma, se llaman etapas, las buenas las malas y las raras. Mi corazón y cerebro no coincidían. Pero hoy, hoy es una de esas noches que se llenan de instantes.. Yo sé de laberintos que esconden inminentes y piedras que hablan de historias increíbles que no aparecen en los libros, ni en ninguna de mis palabras. Tal vez, unas buenas noches es lo único que hace falta..

1 comentario:

Dámaris Gil dijo...

Hace tiempo que sigo tu blog y cada vez me gusta más lo que escribes!!
XOXO